Skitergia

Parametrizando el mundo



La tasa RobinHood: una buena idea, la misma base erronea de siempre

by Skiter on 27 octubre, 2011

Lo se, parece que pretendo cargarme las buenas ideas cuando al menos alguien las tiene. Pero nada más lejos de mi intención.

Hoy me ha llegado un enlace a la iniciativa promovida por Intermón, Save The Children, Acción por la salud Global, Inspiraction, Plan y Ayuda en Acción, con otros muchos colaboradores. Pretenden instar al gobierno a que se recaude el 0’05% de las transacciones internacionales españolas, con el objetivo final de recaudar unos 300.000 millones de euros al año para luchar contra la pobreza, el cambio climático, etc…

La base argumentativa está en que 8 de cada 10 transacciones internacionales son fruto del ánimo especulativo de valores, y por tanto, un afán de enriquecimiento vicioso mientras que (o podriamos decir “a costa de”) en el resto del mundo aún haya pobreza, hambre, desequilibro ambiental…ya sabeis.

Yo no realizo transacciones internacionales (ni locales apenas), y por tanto esto a mi no me afectarí­a. Creo que a la mayoria de nosotros, pobres diablos de a pié de calle, no nos afectarí­a. Pero si las realizase (asumiendo que seria parte de ese 20% no especulador), no me importarúia dedicar tan irrisorio porcentaje de mis dinerales a una causa tan noble.

La pregunta ahora es, ¿es esto justo?. En este pais estamos mal acostumbrados mal educados en la metodologia de “la letra con sangre entra” y otros refranes similares que describen como nos gustá más imponer normas, que enseñar a respetarlas o, en lo que serí­a una alternativa aún mejor, tener iniciativas propias que hicieran innecesarias dichas normas. Por mucho dinero que se mueva, por mucha especulación que haya, 2 de cada 10 transacciones internacionales son legí­timas y honrosas, y por tanto están pagando buenos por pecadores.

Y eso, a la larga, solo puede generar rencor. Rencor que, como bien venimos viendo en este pais a lo largo de su historia, ha generado y sigue alimentando la cultura del “salvese quien pueda” y el “arramblar con lo que se pueda mientras se pueda, porque de todas formas nos van a querer joder“. La causa, por ejemplo, de la existencia (y reventón) de la burbuja inmobiliaria. La causa de la desenfrenada asignación de créditos bancarios durante estos años. La causa, por ejemplo, de una clase polí­tica corrupta lucrativamente inspirada. Sigo?? No nos olvidemos de que Robin Hood, al final, era un ladrón, y aunque el fin era loable, los medios seguian siendo urtar, lo cual siempre nos podrán reprochar cuando digamos que nuestras intenciones eran buenas.

Al igual que ya comenté con el tema del emprendimiento y los empresarios, si realmente queremos empezar a cambiar las cosas, no podemos seguir haciendolas igual de mal que siempre. Empecemos a motivar a la gente a emprender, a crear, a cuidar y a hacer las cosas bien, no con multas, sino con premios. Así­ si le enseñamos al defraudador que, no solo no tiene sentido hacerlo, sino que si no lo hace los beneficios a largo plazo serán mucho mayores, avanzaremos mucho más.

Pero bueno, como creo que la idea tampoco está mal, os dejo aqui los datos para que quien quiera apoye la iniciativa:

Grupo de Facebook: http://www.facebook.com/tasarobinhood

Twitter: http://twitter.com/tasarobinhood

Alguna explicación: http://www.finanzzas.com/tasa-robin-hood

Y un video muy aclaratorio:

 

¿Merece la pena emprender, si facturas menos de 150.000 euros al año?

by Skiter on 15 septiembre, 2011

Ultimamente he leido mucho en twitter sobre el tema del fraude de autónomos y pequeños empresarios (no se si me habré perdido algún acontecimiento que lo haya convertido en Topic de la semana o que), y con la “tocada de huevos” que dió como resultado el post de ayer, no he podido reprimirme y echar algunas cuentas “a ojo”. El panorama es, cuanto menos, deprimente.

Empecemos por la ley del IRPF, esa que nos afecta a todos, empresarios, autónomos y trabajadores por cuenta ajena. Para quien no lo sepa, está dividida por tramos según el montante bruto que gana cada uno al año, bien sea con acciones, alquilando casas, trabajando para otros, vendiendo pipas en el parque, o todo junto si eres un crack (hablamos de blanco…siempre en blanco…con los tramposos ni cuento). Pues resulta que dichos tramos se distribuyen asi:

Son IRPF’s totales.
Los que trabajáis por cuenta ajena tenéis que sumar la retención en vuestras nóminas (lo pagan vuestras empresas)
y lo que le pagais a hacienda cada año (lo que falte hasta el % de vuestro tramo).

 

Si ganas menos de 5050 euros, no tienes que pagar IRPF (que nadie lo confunda con la obligación de presentar declaración para las rentas superiores a 18.000nosecuantos euros).

Si ganas entre 5050 y 33.007,20 euros al año, pagarás un 24% o un 28%. Pero si empiezas a “montarte en el euro”, el siguiente tramo se te incremente en un 9% y el siguiente a este en un 6% en tan solo 20.000 euros de diferencia salarial. Por tanto, si consigues llegar a los 53.000 euros, estarás pagando en impuestos casi la mitad de tu sueldo. En cambio de ahi “parriba”, los incrementos sólo son del 1% de diferencia (no hablemos hoy de las grandes fortunas extranjeras, que solo pagan el 2% o el 3%)

Se presupone que esta norma es así­ porque hay más personas entre 33.007€ y 120.000 € brutos al año que en el resto de franjas (yo no me lo creo, pero bueno…papá estado dixit). De ahí­ para arriba, se supone que los asquerosamente ricos, pagando solo un 1% más y siendo menos gente, ya pagarán un buen pico (casi medio millon de € al año por cada millon que ganen), lo que hará que lo paguen “más agusto” porque aún siguen siendo asquerosamente ricos .

Quiero pedir un aumento de sueldo, ¿me merece la pena?

Pues depende. Pongamos que, a poco que tengas estudios, te hayas sabido mover y seas un buen trabajador al que valoran (puede que muchos supuestos juntos…), cobras unos 30.000 brutos al año. Estarás sacando unos 21.000 euros netos al año (despues de pagar impuestos), lo que hacen unos 1500 euros al mes en tu cuenta (presupongamos 14 pagas, lo más habitual). Si te ofrecen cobrar 4000 euros más al año, más que un favor te estarán haciendo una putada, porque pasarás de lo más alto de un tramo, a lo más bajo del siguiente, y pagarás un 9% más de IRPF:

Bueeeno. Gano 10 euros menos al mes, 180 menos al año, pero a cambio me ascienden y hago carrera. Con el siguiente ascenso mejorará la cosa (eres un iluso, pero eres feliz…pase).

Pasan los años, te haces jefecillo, cambias de empresa 3 veces, te suben el sueldo unas cuantas de bastantes veces, y llegas a lo más alto del tramo del 37%:

La cosa no pinta mal, ¿eh?. Ganas 11.000 euros netos más al año, reflejado en casi 1000 € más al mes. Ahora, si pasas de 52.000 a 54.000 euros brutos al año en el siguiente salto, mira lo que te ocurrirá:

Osti Pachi, ¿que ha pasado aqui tron? Resulta que ganas 2000€ brutos más al año, cobras casi 200 € menos al mes y pierdes 1900 € al año. ¿No se supone que te habí­an subido el sueldo?

Una putada vamos. Dan ganas de quedarse en currito de tres al cuarto, que serás pobre, pero a las 6 cuando termina tu jornada laboral, te vas a tu casa olvidandote de todo (asumiento que alguien que llega a trabajar por cuenta ajena, no cobra 54000 euros sin aceptar serias responsabilidades)

La tabla con todas las comparaciones de tramos

Pero, ¿En que afecta esto a los autónomo y empresarios?

Ahora bien, como hemos dicho, esto nos afecta a todos. A la administración le da igual de donde venga el dinero. Si entra en tu banco, o pagas, o has pagado, pero rindes cuentas.

Voy a tratar a empresarios y autónomos como entidades similares, ya que al final a ambos les cobran los mismos impuestos por lo obtenido con su actividad (el 30% de impuesto de sociedades). Esto quiere decir que si todos los ingresos de un autonomo/empresario vienen de sus facturas, sólo pagará un 30%, pero si tiene otras fuentes como alquileres, inversiones, acciones, etc, lo obtenido por esas vias se sumará al total bruto anual, pero se le aplicarán los impuestos de los tramos a la parte proporcional del total (un lio, lo se). Lo bueno, que si eres autonomo y ganas 30.000 € brutos al año, pagas el 30% y si ganas 200.000 al año, pagas el 30%. Lo malo, que si sacas unos excasí­simos 20.000  €, también pagas el 30%, que es más de lo que pagarias trabajando por cuenta ajena y cobrando lo mismo.

Aunque resulte obvio también, voy a diferenciar claramente entre facturación y beneficio. La facturación es el total que se maneja a lo largo de un año fiscal, pero los beneficios son lo que queda después de pagar materiales, nóminas, impuestos, etc. Los autónomos, una vez que deducen gastos, se quedan todos los beneficios. Los empresarios en cambio, una vez que han descontado gastos, de lo que queda dividen beneficios entre sus accionistas/inversores (por suerte, los créditos bancarios se consideran gastos tanto para autónomos como empresas, pero esa es una jugarreta muy bien planeada por los bancos de la que hablaremos otro dia).

Supongamos una facturación anual de los famosos 150.000€ al año que tanta polemica han generado. Con mucha, mucha, muchisima suerte, y siendo optimistas hasta la ingenuidad, presupongamos también que los gastos suponen un 70% de la facturación (lo normal es oscilar entre el 80% y el 90%, en el mejor de los casos al llegar al periodo de estabilidad tras el emprendimiento). Nos quedarán unos 45.000 € de benficios sobre los que tendremos que pagar un 30% de impuesto de sociedades, antes de declararlo como beneficios.

Si eres autónomo hasta aquí­ llegarás. Según mi experiencia, habrás trabajado como una manada de mulas para facturar 150.000 euros al año, para llevarte a tu casa menos de 30.000 € al año.

Si eres empresario, tienes dos posibilidades: ser empresario-inversor o ser empresario-trabajador. En el primer caso, todos tus ingresos llegarí­an según los beneficios que generasen tus acciones en la empresa (supongamos para el ejemplo que posees el 100% de tu empresa). Si eres empresario-trabajador supongamos que tienes una nómina por tu trabajo diario en tu empresa, y luego de lo que queda te llevas un premio a fin de año en concepto de acciones (mentira, porque en España no puedes ponerte nómina propia, y además si eres el único trabajador de tu propia empresa estarás obligado a ser autónomo para ser el administrador de la sociedad…pero de esto no tengo datos concretos ni referencias. Lo omitiré para el ejemplo).

Como empresario-accionista deducirás gastos, pagarás el 30% de lo que quede como beneficios, y sobre lo que ingreses en el banco te cobrarán el IRPF del tramo al que corresponda el montante (si os habiais liado, aqui vais a ver fosforescentes ya):

!!La madre que me parió!!! Quien me mandarí­a meterme a empresario. Si cobro aún menos que un autónomo!!!

Si y no. Emprender conlleva unos riesgos bastante altos. Para empezar, lo más probable es que tengas que pedir más de un préstamo para poder empezar a ejercer. Si te va mal y no puedes pagar, como autónomo afrontas las deudas con tu capital personal (tu casa o tu coche, por ejemplo). Si en cambio montas una empresa, las deudas se pagan con lo que tenga la empresa como activos (coches, oficinas, etc) y luego se hace responsable a los accionistas con, como máximo, el porcentaje de su participación en el capital social de la entidad (que españa es un mí­nimo de 3000 euros para las S.L.). Aquí­ que cada cual evalúe sus pros y sus contras.

Como empresario-trabajador te pones una nómina equivalente (repito, que este pais es una fórmula difí­cil de conseguir legalmente sin declararse, además, autónomo), y así­ el pago de tu sueldo queda como gasto y aunque queden menos beneficios a final de año, tu cobras para llenar la nevera:

Parece que merece un poquito más la pena, ¿no? (mentira, como digo, este último ejemplo es “un poco mentira”, porque estarí­as obligado a, además, ser autónomo, pero bueno). Estas facturando 150.000 € al año, y llevandote a casa casi 25.000 euros (unos 2000 € netos al mes, en 12 mensualidades) por trabajar de sol a sol arriesgandote a montar una empresa. A cambio de eso, aportas a la sociedad que estás moviendo unos 120.000 euros en el mercado (lo que implica que de ellos, aproximadamente un 18% se lo has pagado además al estado en IVA. Unos 18.000 euros más). Un esfuerzo más que considerable para, encima de haberte salido de trabajador por cuenta ajena, cobrar lo mismo o mucho menos (yo me salí­, y aún no he conseguido cobrar ni la mitad de lo que cobraba trabajando para otros). Y todo eso suponiendo que te vaya bien, tus clientes te requieran (y te paguen) y consigas facturar 150.000 euros al año (juas…pues no tengo que soñar yo aún  para llegar a eso).

Ahora dime, ¿de que psiquiatrico te escapaste para hacerte autónomo o emprendedor? xD

 

 

Corrección 10:45: Me dicen en los comentarios que una empresa de “estas dimensiones”, es decir, minúscula, el tipo de impuesto de sociedades no es del 30% sino del 25%, dato que desconocí­a. Os dejo las tres tablitas de arriba corregidas en consecuencia, aunque tampoco cambia mucho la cosa.

 

 

Hasta los patos emigran…pero nosotros no aprendemos.

by Skiter on 13 septiembre, 2011

Ya se sabe que IEscolar me cae gordo. Quizás fuese eso lo que me llevó a discutir el otro dia con una amiga que enlazó su artí­culo con carta hablando sobre el fraude fiscal de autónomos y microempresarios. Al final entendí­ que ella lo único que queria era hablar de la inmoralidad de defraudar, cuando yo me enervé por la injusta crí­tica (haberlos “habráilos”, aunque yo no conozco ningún autónomo que pase de mileurista como yo…y mucho menos que superen los 150.000 € anuales).

Hoy he descubierto un fabuloso artí­culo de Remo en El Blog Salmon hablando sobre los holdings internacionales y la “evasión” de impuestos (de los que se pagan en España) mediante la formación de este tipo de sociedades que declaran una mí­nima cantidad de su facturación como beneficios en España, y el resto se lo reparten entre el resto de empresas del holding, accionistas de la filial española, y afincadas en paises donde los impuestos son mucho menos altos. Y es perfectamente legal.

Muchos se han tomado el artí­culo como a un ataque directo al diario Público y al señor Escolar (solo por eso, el autor ya me cae bien :D), pero creo que en realidad el trasfondo era el mismo que el de mi amiga: criticar la inmoralidad e hipocresí­a en este pais.

A pesar de todo, y en cierta medida, comprendo al diario Público y al resto de sociedades que realizan este tipo de prácticas. En España se paga un 30% de los beneficios netos en impuesto de sociedades, lo cual es un buen pico para el paí­s cuando se le cobra a las grandes empresas y corporaciones, pero una gran putada cuando se es un “micro”empresario o se intenta emprender. Pero, vaya por dios, con la fuga de capitales de los holdings extranjeros, el buen pico se queda en menos pato. Lo mismo es porque un 30% es un poco excesivo, ¿no? Habria que ver que es más inmoral, si pagar fuera o cobrar así­ dentro.

Porque hasta los patos emigran cuando hace frio, y las empresas funcionan igual. Y mientras tanto, nosotros como pais no aprendemos, y en vez de rebajar los impuestos a las empresas, no para que paguen menos los ricos, sino para que haya más que paguen y hagan el resultado final más jugoso, hacemos todo lo contrario: subir impuestos generales, aumentar el iva, etc… El invierno empresarial para nuestras arcas charcas

Y eso, a nivel de empresa. Porque a las personas fí­sicas también nos cobran una buena, con la excusa de reducir las diferencias entre ricos y pobres (esto me lo han dicho mucho últimamente), lo cual es muy noble,  pero tremendamente injusto. Pero de eso hablaré otro dia, porque me puedo limar los dedos contra las teclas escribiendo sobre el tema.

En fin, ahora que llegan las elecciones, sigamos votando igual, e igual nos irá.

Juan Roig, el dueño de Mercadona

by Skiter on 5 agosto, 2011

Me ha llegado esto por mail. Alentador, por la demostración que representa de que se pueden hacer las cosas bien, sin rebajarse ante el sistema ni sucumbir a él.

 

Juan Roig, el dueño de Mercadona

El presidente y dueño de Mercadona es quizá ya la segunda fortuna de España con un patrimonio de más de 5.000 millones. Con una alergia a la Bolsa que serí­a incomprensible en Wall Street, aumenta un 47% los beneficios y crea empleo marcando distancias con el poder.
Cualquier analista de JP Morgan, Bank of America o Deutsche Bank, habrí­a asistido estupefacto el pasado jueves a la presentación de resultados que hizo el presidente y dueño de Mercadona, Juan Roig. Tuvo lugar, un año más, en una nave de la panificadora que posee en el polí­gono industrial valenciano de Puzol sin ningún glamour. Roig, quinta mayor fortuna de España según Forbes, compareció rodedado de inquietos directivos ante un mostrador
con tomates y alcachofas y apoyándose en un bolí­grafo bic.
Distribuyó una memoria anual sin incluir la, por otra parte parece que impoluta, auditorí­a externa de Deloitte; y rechazó tener miembros independientes en su consejo de administración. «Como decí­a mi padre, sólo te pueden dar buenos consejos los que se juegan dinero en ello», zanjó el magnate valenciano.
Aseguró que en cuanto estalló la crisis en 2008 decidió renunciar a la mitad de los beneficios y explicó que su polí­tica actual de dividendos es no repartir más del 14% de las ganancias, porque «hay que reinvertir». Y de esos dividendos, el austero Roig se gasta su parte en fichajes para su equipo de baloncesto. Salir a Bolsa le da alergia y no necesita a la banca.
Al contrario, maneja 1.800 millones en tesorerí­a golosos de gestionar hasta para Emilio Botí­n. Es una empresa insólita para un analista tradicional de Wall Street, pero muy estimulante para cualquier profesor de Harvard.
Roig representa una rara avis en el deprimente panorama nacional. El jueves anunció que Mercadona aumentó un 6% sus ventas hasta llegar a 16.485 millones y que ganó un 47% más hasta alcanzar 398 millones. Eso tras pagar 165 en impuestos y repartir 210 entre los trabajadores por haber alcanzado objetivos.
Los 62.000 empleados que tení­a Mercadona en 2009 han pasado a ser 1.500 más en el año del paro en España. Eso sin contar los empleos que genera entre las muy exigidas 9.200 pequeñas y medianas empresas que le abastecen de productos. El 80% del capital que posee en Mercadona vale al menos 5.000 millones aunque hay bancos que lo valoran en más del doble.
Mercadona crece sin salir del triste mercado nacional y sin favores del poder. Fue la única de los 37 grandes empresas invitadas por Zapatero el pasado noviembre que no asistió en un gesto que no gustó nada en Moncloa.
Roig fue de los empresarios más crí­ticos con la gestión del lí­der socialista en las reuniones de alto nivel para elaborar el informe que coordinó Eduardo Serra en la Fundación Everis. El jefe de Mercadona irá a Moncloa, si se le convence de que no es para una foto.
Tampoco se entrega al PP. «Lo peor de la crisis está por llegar» y «2011 tiene una cosa buena, que será mejor que 2012», dijo el jueves. Dos frases que no han gustado en la calle Génova. «Este tipo de mensajes no facilitan el cambio que se va a producir con el nuevo Gobierno», afirma un próximo a Rajoy. Pero para el jefe de Mercadona no es un tema polí­tico: «La crisis no acabará hasta que el nivel de productividad del paí­s corresponda al nivel de
vida del paí­s y eso sólo pasa por recuperar entre todos la cultura del
esfuerzo», sostiene.
Otro rasgo de su autonomí­a es que el pasado septiembre, el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, invitó a los principales empresarios de la región a una reunión sin corbata para subrayar que era informal y cordial.
í‰l marcó distancias y la lució.
No vive del Estado. Los 800.000 euros de subvenciones que recibió en 2010 representan el 0,04% de sus ingresos. La clave para crecer, según Roig, es «no amuermarse» e innovar. Puso de ejemplo «la genialidad» de Francisco Gil Comes, proveedor de Castellón que ha logrado que las anchoas ya no vayan envasadas en cara hojalata, sino en plástico. «Sin descuidar calidad ni seguridad alimentaria, hemos podido bajar el precio de cada lata en 25 céntimos. Subimos ventas y ahorramos tres millones de euros al año».
Mercadona mantiene su polémica decisión eliminar marcas consagradas de las estanterí­as y sustituirlas por Hacendado y otros productos propios más baratos. El presidente de los empresarios valencianos, José Vicente González, es de los que suele bromear con Roig sobre que no encuentra sus marcas preferidas. Y éste le manda a las zonas gourmet de El Corte Inglés, alegando que sus clientes son los que quieren abaratar compras «sin perder calidad».
Roig dice que es hora de tomar «decisiones impopulares y molestas» por el bien de la empresa. Hasta siete veces repitió esta frase que es la que usó Rubalcaba para justificar la prohibición de circular a más de 110. El dueño de Mercadona, convencido de que la sociedad civil debe implicarse en el paí­s, reclamó así­ reformas serias al Gobierno con la ironí­a de usar las propias palabras del vicepresidente. También hizo suya una frase que pronunció en privado Felipe González ante empresarios valencianos el pasado 21 de enero: «Hay que hacer las malditas reformas necesarias».
¿Y el futuro de Mercadona? Roig está en plena forma a sus 61 años y para su sucesión no cree en dinastí­as, sino en méritos. Su primogénita Hortensia se sentó con naturalidad el jueves en un discreto extremo de la tercera fila y ella misma dirige la escuela de negocios de la Fundación EDEM que fomenta el esfuerzo como valor clave.


Empresarios, BusinessAngels, emprendedores, titiriteros y marionetas.

by Skiter on 6 mayo, 2011

La verdad es que posiblemente está haciendo el idiota con algunos de mis clientes, considerando lo que les cobro y las inmensas cantidades de dinero que ganan algunos de ellos, pero “yo he venido aquí­ a hablar de mi libro“, así­ que eso ya se comentará otro dí­a.

Hoy, comentándome un cliente cómo funciona su negocio, me ha explicado cómo los socios fundadores crearon la empresa poniendo cada uno de ellos sobre la mesa unas cantidades de dinero, irrisorias para ellos, pero que no he conseguido cobrar yo en el total de mi vida laboral, y aún tardaré mucho en alcanzar. Inmediatamente me han venido a la cabeza todos esos Bussines Angels que aparecen habitualmente en los “saraos” de emprendedores tipo Salón del Emprendedor, Iniciador, Salón Mi Empresa, etc… Concretamente me acordaba del Elevator Pitch de un Salón Mi Empresa que me defraudó bastante, porque los Angels allí­Â presentes parecí­an muy doctos en temas de negocios e inversiones, pero luego sus mejores calificaciones no coincidieron con las empresas en las que yo habrí­a invertido, bien por la presentación, bien por la idea de negocio que pretendí­an potenciar con la inversión de un Bussines Angel.

El caso es que en los salones repletos de inocentes emprendedores, ingenuos de  nosotros, nos vemos hipnotizados por estas figuras de apodo bí­blico y aparentes billeteras ligeras, dejándonos arrastrar a un mundo (mundillo, mejor dicho) en el que las grandes palabras técnicas como SocialMedia, BussinesPlan, ROI, las 3F’s, blablabla… nos hacen imaginar que en poco tiempo tendremos nuestro negocio montado, con una red social propia, campañas de marketing de guerrilla, pegatinas urbanas con innovadores diseños, referentes de vanguardias en las páginas de freelancers…en fin

Todos los que hemos fantaseado de esa forma, somos las marionetas, y por fantasear, iremos al cajón del backstage una vez que termine la función, esperando con suerte hasta que haya un nuevo pase en escena, si llega a haberlo.

Los titiriteros, son los que realmente saben meterse al público en el bolsillo, actuar delante de la audiencia y, lo más importante (sobre todo para ellos), los que se llenan los bolsillos con los elogios y los premios. Pero bueno, el mundo es así­. Como marionetas tenemos que esforzarnos en parecernos a Pinocho y tal vez un dí­a nos convirtamos en personas de carne y hueso como los titiriteros. Mejor dejémoslo en personas de carne y hueso solamente.

La revelación de hoy ha sido descubrir al dueño del teatro. La persona que realmente lleva muchos años ahí­, viendo pasar tantos titiriteros con sus marionetas por delante que ya ni siquiera es capaz de reconocer sus caras. Es más, tras tantos años, no tiene ni la llave de las puertas, porque de eso se encarga su conserje de confianza. El no tiene que viajar de pueblo en pueblo buscando donde montar su funcion. No tiene que buscar nuevas marionetas que reemplacen las estropeadas. Simplemente tiene que sentarse y esperar a que alguien venga a pedirle el precio por alquilar su teatro por unas cuantas funciones.

Estos personajes son realmente los que cortan el pastel. Los que mueven el pais y los que, conociendose todos ellos porque son, estos si de verdad, parte de un mundillo muy pequeño, no necesitan de imágenes de empresa, campañas de marketing, imagen de marca personal ni todas esas chorradas. Un nombre, un nif y una mesa suficientemente fuerte que aguante el poner la primera bolsa de dinero, y las que vengan después. Empresas que operan en bolsa, pero no son conocidas fuera de su sector. Empresas que en un mes, facturan lo que gana una pyme de éxito en sus 3 primeros años, t con margenes de beneficio proporcionales. Empresas y empresarios de verdad, que emprenden, y que no obstante no veremos en ninguno de esos salones para emprendedores.

Creo que después de esto, no volveré a ver a un titiritero de la misma forma, aunque esto probablemente signifique que no llegue muy lejos sin que alguien mueva mis hilos de marioneta.

A %d blogueros les gusta esto: