Skitergia

Parametrizando el mundo



Rendimiento y rentabilidad, mi nueva obsesión.

by Skiter on 16 febrero, 2012

En un break mañanero, acabo de estar viendo el resumen de la tercera manga de la Volvo Ocean Race 2012. Con lo “poco” que me gusta el mar, me he quedado babeando delante de la pantalla.

 

Ultimamente ando muy perdido en mis objetivos de vida, y como consecuencia me he quedado pensando: y esa gente, cuando acaba la regata, ¿de que vive? Supongo que como muchos deportistas de élite, cuando acaba su carrera, dan clases, montan una escuela para enseñar de lo suyo, se hacen entrenadores personales, sacan una marca de “algo” para el sector o pasan a se documentaristas o directivos de alguna empresa o medio de comunicación.

Pero ¿y si no? Además,  ¿Empiezas sacandote el PER? ¿qué se estudia para terminar en un barco de la mas alta gama de la ingenieria naval? Porque esa es otra…los barcos. Al igual que la F1, son maquinas hechas a medida, casi a mano, con precisión milimetrica y rendimientos estudiados a la milésima. De todo menos baratos. Y mucho menos “vendibles” luego como productos recreativos (necesitas al menos 8-10 tios para manejar un Volvo Open 70, un pequeñin del 20 metros de eslora y casi 20 toneladas).

 

¿De donde sacan rentabilidad estas empresas que lo patrocinan? No me creo que sea por el mechandising. Son muchos sueldos de ingenieros, navegantes, productores, publicistas, organizadores, seguros y equipo para invertirlo en vender camisetas y posters. No lo veo…no lo veo!!

Ultimamente estoy centrando todos mis proyectos en mejorar la eficiencia diaria de mis clientes, invirtiendo un trabajo extra en analizar su operativa diaria antes de diseñar, para darle un valor añadido extra al producto que les voy a ofrecer.  Intentando que el valor añadido sea el rendimiento que le van a sacar a su actividad, mejorando asi la rentabilidad. A la baja, siempre, porque por lo general la idea es siempre conseguir hacer lo mismo, reduciendo costes, y no hacer más para ampliar ganancias. No está la situación como para intentarlo siquiera.

Y a mi me cuesta convencer a un cliente de que su web corporativa o su proyecto de software cuesta lo que cuesta, y siempre ando regateando y, por lo general, perdiendo yo dinero cuando los proyectos se me van de plazos rentables y horas. Pero esta gente se deja millones en un barco que despues…¿a un museo?

No lo se. Siento como que hay un abismo mental entre los que estamos aquí­Â abajo y los que están allí­Â arriba, sin termino medio y sin posibilidad de tender ningún puente para llegar a cruzarlo.

Muy frustrante. Muy frustrado.

A %d blogueros les gusta esto: