Skitergia

Parametrizando el mundo



Chicas dificiles

by Skiter on 26 diciembre, 2012

“Las mujeres son como las camaras Reflex, tienen demasiadas opciones.
Pero al final, la foto siempre depende del ojo del fotografo”

Definición de un amigo fotografo

Y hoy me encuentro esto, que acierta tanto que hasta duele…

cess_rooney_mara_02_h_0

“        La mujer complicada, la mujer difí­cil, la mujer de saldo, la mujer rotita… todos conocemos algún caso. Todos hemos sido algún caso. Todos seremos nuevos casos. Cuán fácilmente nos calzamos las cómodas zapatillas del malogrado romántico, enamorado de mujer rara, malvada, manca, calva, lesbiana, trisómica… ¿Qué tiene la mujer complicada o deshecha que nos cautiva y atrapa? La tarada, la minusválida sentimental, la freak de feria, la terrorista más buscada, la asesina de cachorritos… ¿Por qué nos gustan tanto? ¿Estamos tontos? ¿Se debe acaso al embrujo que ejerce la aberración? ¿Ejerce la monstruosidad fí­sica o emocional un efecto mesmerizante sobre nuestro corazón y nuestras gónadas? ¿Es todo hombre un lemming emocional en potencia? ¿Por qué nos gusta tanto complicarnos la vida y abrazarnos como monitos asustados a mujeres cuya carga genética Darwin ha condenado a una evidente extinción?

        Nosotros no tenemos las respuestas a estas preguntas porque nosotros no somos sabios. Nosotros somos idiotas. Y hemos estado muchas veces donde tú estás ahora y estaremos ahí­ de nuevo, con el soponcio del amor imposible, con la rotura, con el suspirito, como cerditos en su charca de orí­nes y drama.

         Algunas teorí­as psicoanalí­ticas que me acabo de inventar sugieren que la adicción a la mujer difí­cil surge como ví­a de escape de los demonios propios. La obsesión por la ecuación irresoluble de una mujer descacharrada o peligrosa es la licencia perfecta para no enfocar nuestras propia miserable vida y enfrentarnos a nuestras responsabilidades. Centrándonos en la romántica opereta de un amor doloroso o imposible nos ahorramos el titánico esfuerzo de tener que conducir nuestras propias y quebradas vidas. De tener que enfrentarnos a la tarde de un domingo. Es, en suma, el equivalente emocional a oler nuestros propios pedos: es asqueroso y necio, pero entretiene, y además es un asco adictivo que nos resulta tan conocido y cómodo como un par de pantuflas nuevas. Venga, que tú también lo haces. Como lo del jerbo.

         Otras hipótesis igualmente nacidas de la imaginación de este redactor hace cinco minutos escasos apuntan a un posible deseo de redención, un delirio de grandeza y de self-importance mal camuflado de paternalismo que te susura al oí­do "tú puedes curarla, tú puedes salvarla, tú puedes ser 'The One'". Pues no. Vas a ser, en relidad, el two, o el twentytwe three, o el eighty one. Porque 'The One' fue, posiblemente, su papá.

         Ninguna persona sensata se complicarí­a la vida con una mujer claramente defectuosa. Pero nosotros no somos paladines de la sensatez, no tenéis más que ver cómo vestimos. Así­ que si has decidido complicarte la existencia con esa compañera de oficina que no va a ninguna parte sin su gotero de Haloperidol o esa amiga de tu prima que mueve los labios sin pronunciar palabra y se clava las uñas en las palmas de las manos cuando cree que nadie la mira, aquí­ te sugerimos unos cuantos modelos femeninos sacados del outlet de la piscina genética para que, si has decidido emprender el camino de la autoinmolación romántica, al menos lo hagas con un poco de estilo.

Aut: Ignacio Selgas en GQ

Hombres y mujeres…y el sexo de por medio

by Skiter on 16 febrero, 2012

Me parece que ha sido a traves del Facebook de Yorokobu que vi un enlace a este post  en Intersexciones. Casualmente no es la autora del blog quien lo escribe, sino una colaboradora, pero leyendo después otras cosas me parece que me voy a hacer adicto. Porque siempre es bueno tener cerca al “enemigo”, y más si habla así­ de directamente :D

Vuelvo a mi eterna lucha entre especies, movido por el rencor del momento (ya se me pasará, volveré a picar, y me volveré a rascar hasta que sangre…pero bueno).

Leo…

El principal problema del funcionamiento fallido de las relaciones es que en el caso masculino, adoran a las mujeres que les roban el corazón y son bien pocas las que lo suelen conseguir (he ahí­ la gracia del misterio del amor). Aunque en realidad les aterra esa nueva puerta, ese nuevo mundo inexplorado, la novedad los vuelve vulnerables y temerosos, ya sea por malas experiencias o por su naturaleza libertina o comúnmente llamada putera. Saben que lo anhelan pero les falta el valor de asumirlo, por consiguiente, prefieren quedarse con las que sólo les felan y no les aportan nada, pero tampoco les traen demasiados quebraderos de cabeza. Así­ con esto, defino, que un alto porcentaje del género masculino, más que machos alfa, son cachorros que no saben hacia dónde ir. Actúan como si hicieran una regresión a la infancia. Pocos ejemplares quedan con las cosas claras y que hagan todo el acopio de valor e intención que se requiere para afrontar uno de los momentos trascendentales en la vida del ser humano: el aprender a amar de verdad. Desde el corazón y la honestidad.


 …y pienso: quien esta mujer?? porque yo quiero una ya!! Lamentablemente la experiencia es un grado, y por absorción empí­rica se que las mujeres solo dicen esto cuando lo ven desde fuera, cuando se han pegado tantas ostias que han perdido la capacidad de ver lo sencillo y que esto ya no tiene vuelta atras. Por mucho que lo digan en la tele, hay cosas que no se pueden desaprender…solo lamentarse de haberlas aprendido.

Pero…oh wait!! sigo leyendo…

En el caso femenino la cosa cambia; los que nos follan tampoco nos llenan, pero de tanto en cuanto necesitamos un chute de ego y sex appeal en nuestras vidas. Y ¿Para qué engañarnos? Gracias a Disney pensamos que a través de la carne se puede forjar algo más profundo y sentimental, llegar ese prí­ncipe absurdo, o llamémosle X. Los prí­ncipes y las princesas me parecen demasiado blandos y estúpidos, un cliché roñoso que para nada casa ya con la sociedad que nos rodea, pero que instintivamente, buscamos. Retomando a los hombres que sólo nos toman como una Real Doll que habla y paga cenas, si sabemos usar nuestras armas y tenemos claro hasta dónde estamos dispuestas a llegar sin sacrificar nuestras emociones o exponerlas a una cuesta abajo descontrolada con daño unilateral, los hombres que nos follan a modo de hobbie, pueden estar hasta bien. (También depende de la naturaleza de cada mujer, ya sabemos que hay lagartijas, lagartas y lagartonas; esas me dan bastante igual. Yo hablo de mujeres de verdad, con la cabeza sobre los hombros y el corazón en el pecho.)


 

…y pienso: joder, será posible?? Que me pongan dos!! Será posible que una mujer haya sido capaz de mirarse a si misma?? Pues si…y no solo por la que escribe, sino por alguna más que conozco (en hueso, porque la carne ni la he probado). Generalmente llevan toda la razón, en lo general, pero de nada sirve, porque los hombres, los generalizados, no llegamos a tal complejidad. No por miedo a la autocritica, sino porque ni le damos tantas vueltas a las cosas, ni somos capaces de darselas, aunque lo intentemos (me incluyo, porque aunque mi ego me impulse sobre la media, sigo estando limitado por las propiedades de mi especie: soy tio).

Como muchas veces he dicho ya, los hombres somos simples (que no sencillos), y la que no se aproveche de ello para disfrutarlo, es porque es tonta (de remate).

 

 

Muestras de amor, vistas desde fuera (por @a_leibovitz)

by Skiter on 11 julio, 2011

Me encuentro este twitt de @a_leibovitz con un escrito en su Tumblr, deduzco que narración propia de una escena presenciada. Bonito el texo. Demasiado. Ojalá la vida real vista desde dentro fuese tan bonita como se ve desde fuera. Hay pocas que lo vean como @a_leibovitz mientras están haciendo las compras :(

“Eso es Amor”

He aquí­ un hombre que espera apoyado en una farola. Lleva la cazadora en una mano, porque hace calor, y una pequeña bolsa de papel, de la zapaterí­a FOSCO, en la otra. Al cabo de un rato una mujer sale de la tienda de MANGO que hay enfrente de la farola del hombre, con otra bolsa de papel de la misma marca. í‰l le coge la bolsa, de manera que ya tiene dos, la pequeña de la zapaterí­a y la nueva, además de la cazadora, en la mano, y caminan calle abajo. Al llegar a otra tienda, de ZARA, el hombre y la mujer entran juntos, deambulan un rato entre perchas, hasta que la mujer se detiene en una de ellas. Entonces descuelga una chaqueta que ha escudriñado previamente unos 3 minutos, mirando color, textil, forro, talla, y quién sabe qué cosas más, y se dirige a la columna más cercana, donde se encuentra un espejo. Sin mediar palabra, le entrega al hombre su bolso y su chaqueta, para probarse la nueva prenda, y mirarse con aire indeciso. El hombre, con expresión algo aturdida, le hace un gesto con la cabeza: “no”, y se van.
Siguen caminando calle abajo cuando la mujer se detiene ante un escaparate, como presa de un sortilegio, y entra en la tienda, de MASSIMO DUTTI, con el hombre siguiéndola detrás. Pasean de percha en percha, hasta que la mujer vuelve a inspeccionar durante unos 2 minutos y medio una cazadora tipo “trench”. “Es un poco larga”, dice, mientras el hombre, que empieza a adquirir cierto gesto de zombie, se encoje de hombros tratando de no desanimarla, pero tampoco de comprometerse con la compra. Eso significa: “pruébatela”. La mujer se la prueba, pone una mueca desagradable tipo Me-Esperaba-Otra-Cosa, y a través del espejo mira al hombre que, con una mueca parecida pero en una cara mucho más aburrida, dice: “feí­sima”.

Antes de que pueda darse cuenta, el hombre ha perdido de vista a la mujer, y la encuentra frente a otra chaqueta, de color y forma rotundamente diferentes a la primera, tocándola y observándola fijamente con gesto de máxima concentración. Sin dirigirle la mirada, la mujer le entrega de nuevo sus bultos, para poder probarse la prenda ante el espejo de una columna exactamente igual al de todas las columnas del resto de tiendas. Con cara de satisfacción, y recreándose en lo bien que le sienta, le mira con ojos chispeantes. El hombre, que ahora lleva la bolsa pequeña de FOSCO, la bolsa mediana de MANGO, su cazadora, y la chaqueta y el bolso de ella, consigue devolverle la sonrisa, sabiendo que está refrendando una decisión ya tomada de la que no tiene que sentirse en absoluto responsable. “Te queda muy bien”. Y acto seguido le devuelve a la mujer su bolso y su chaqueta original, lo cual significa, sin que haga falta decirlo, que va-a-Salir-Fuera, porque hace calor y está cansado, y para él es suficiente servicio haber permanecido más de un cuarto de hora en la misma tienda.

Desde una nueva farola enfrente de la puerta, espera durante otros 30 minutos, que es el tiempo en el que ella ha pasado al Modo Probador con algunas otras prendas, y ha salido por fin con la chaqueta, que ya se habí­a probado unas cuatro veces, en la mano, para colocarse en la cola de la caja. Desde la cola ve la calle, y la farola donde el hombre espera, y le hace señas, sacudiendo la Prenda Elegida con las manos, como diciendo “te gusta? a que sí­iiiiiii?!”, mientras sonrí­e, y ve al hombre asintiendo con una cabeza que parece pesarle tanto como el aburrimiento dibujado en su cara.

Por fin sale, y hombre y mujer vuelven a caminar calle abajo. Se alejan, él con su cazadora en la mano, además de una bolsa pequeña de FOSCO, otra más grande de MANGO, y una nueva de MASSIMO DUTTI. Con la otra mano rodea el hombro de la mujer y de vez en cuando le da un beso en el pelo, mientras una señora que pasea a su perro mira la escena y dice “eso es amor”.

Madrid, abril 2008

(por @a_leibovitz en su Tumblr)

Nosotros, los tios

by Skiter on 14 septiembre, 2010

“[..] Se trata de una conducta natural. Los tí¬os nacen conuna enfermedad mental básica, transmitida genéticamente, que los psicólogos conocen como miedo a que si te comprometes con una mujer, algún tí¬o sin ataduras, en alguna parte, lo estarí  pasando mejor que tí¹. De ahí¬ que todos los tí¬os casados den por sentado que todos los tí¬os solteros llevan una vida de constante excitación en la que no faltan jacuzzis llenos de modelos internacionales desnudas; cuando, de hecho, para casi todos los tí¬os solteros, el clí­max de una velada tí¬pica consiste en ver un publirreportaje de laca mientras toman sopa de cebolla directamente del envase. (Esto también es cierto para los tí¬os casados, aunque según las estadí­sticas es bastante mí s probable que utilicen una cuchara) [..]"

Nosotros, los tios (Dave Barry, Circulo de lectores)


Genial libro que me ha recomendado un amiguete. Tras leer una pequeña parte, estoy seguro de que lo compraré por duplicado. Uno para mi, y otro para prestarle a amigos (y sobre todo, amigas).

La mujer moderna abdica de su puesto

by Skiter on 21 mayo, 2010

Otro texto encontrado mientras hacia limpieza. No tiene deperdicio:

Monologo de Mujer a las 6:00 am. en la cama…

Son las 6:00 a.m. El despertador no para de sonar y no tengo fuerzas ni para tirarlo contra la pared. Estoy acabada. No querí­a tener que ir al trabajo hoy.

Quiero quedarme en casa, cocinando, escuchando música, cantando, etc. Si tuviera un perro, lo pasearí­a por los alrededores. Todo, menos salir de la cama, meter primera y tener que poner el cerebro a funcionar.

ME GUSTARíA SABER QUIí‰N FUE LA BRUJA IMBí‰CIL, LA MATRIZ DE LAS FEMINISTAS, QUE TUVO LA PUTA IDEA DE REIVINDICAR LOS DERECHOS DE LA MUJER, Y POR QUí‰ HIZO ESO CON NOSOTRAS, QUE NACIMOS DESPUí‰S DE ELLA.

Estaba todo tan bien en el tiempo de nuesºtras abuelas: ellas se pasaban todo el dí­a bordando, intercambiando recetas con sus amigas, enseñándose mutuamente secretos de condimentos, trucos, remedios caseros, leyendo buenos libros de las bibliotecas de sus maridos, decorando la casa, podando árboles, plantando flores,
recogiendo legumbres de las huertas y educando a sus hijos. La vida era un gran curso de artesanos, medicina alternativa y cocina.

Y DESPUES SE PUSO MEJOR, TENIAMOS SERVIDUMBRE, LLEGARON EL TELEFONO, LAS TELENOVELAS, LA PILDORA, EL MAIL, LA TARJETA DE CRí‰DITO, AHORA
EL INTERNET!!! CUíNTAS HORAS DE PAZ, SOLAZ Y REALIZACIí“N PERSONAL NOS TRAJO LA TECNOLOGIA!! HASTA QUE VINO UNA SABIDILLA DE LOS HUEVOS, A LA QUE POR LO VISTO NO LE GUSTABA EL CORPIÑO, A CONTAMINAR A VARIAS OTRAS REBELDES INCONSECUENTES CON IDEAS RARAS SOBRE ‘VAMOS A CONQUISTAR NUESTRO ESPACIO’. ¡QUí‰ ESPACIO NI QUí‰ COÑO!!!

Si ya tení­amos la casa entera!!! todo el barrio era nuestro, el mundo a nuestros pies!!! Tení­amos el dominio completo sobre los hombres; ellos dependí­an de nosotras para comer, vestirse y para hacerse ver bien delante de sus amigos. Y ahora… ¿donde carajo están?

NUESTRO ESPACIO. MIS TETAS!!! Ahora ellos están confundidos, no saben qué papel desempeñan en la sociedad, HUYEN DE NOSOTRAS COMO EL DIABLO DE LA CRUZ.

Ese chistecito, esa puta gracia, acabó llenándonos de deberes. Y lo peor de todo, acabó lanzándonos dentro del calabozo DE LA SOLTERíA CRí“NICA AGUDA!!!

Antiguamente los casamientos duraban para siempre. Por qué, dí­ganme por qué, un sexo que tení­a todo lo mejor, que sólo necesitaba ser frágil y dejarse guiar por la vida, comenzó a competir con los machos? ¿A quien coño se le ocurrió?

MIREN EL TAMAÑO DEL BíCEPS DE ELLOS Y MIREN EL TAMAÑO DEL NUESTRO.. ESTABA MUY CLARO, ESO NO IBA A TERMINAR BIEN!!!

No aguanto más ser obligada al ritual diario de estar flaca como una escoba, pero con tetas y culo duritos, para lo cual tengo que matarme en el gimnasio, además de morir de hambre, ponerme hidratantes, antiarrugas, padecer complejo de radiador viejo tomando agua a todas horas, y demás armas para no caer vencida por
la vejez, maquillarme impecablemente cada mañana desde la frente al escote, tener el pelo impecable y no atrasarme con las mechas, que las canas son peor que la lepra; elegir bien la ropa, los zapatos y los accesorios, no sea que no esté presentable para esa reunión de trabajo.

No me falta más, tener que decidir qué perfume combina con mi humor, o tener que salir corriendo para quedarme embotellada en el tránsito y tener que resolver la mitad de las cosas por el móvil, correr el riesgo de ser asaltada, de morir embestida por un bus o un motorizado, instalarme todo el dí­a frente al PC trabajando como
una esclava (moderna, claro está), con un teléfono en el oí­do y resolviendo problemas uno detrás de otro, que además ni son mis problemas!!! Todo para salir con los ojos rojos (por el monitor, claro, porque para llorar de amor no hay tiempo).

Y mira que tení­amos todo resuelto!!!
Estamos pagando el precio por estar siempre en forma, sin estrí­as, depiladas, sonrientes, perfumadas, uñas perfectas, sin hablar del currí­culum impecable, lleno de diplomas, doctorados y Especialidades.

NOS VOLVIMOS ‘SíšPER MUJERES’ . PERO SEGUIMOS GANANDO MENOS QUE ELLOS Y DE TODOS MODOS NOS DAN í“RDENES!!! ¡¡¡MENUDO PEO!!!

No era mejor, mucho mejor seguir tejiendo en la silla mecedora?

¡¡¡BASTA!!!

Quiero que alguien me abra la puerta para que pueda pasar, que corra la silla cuando me voy a sentar, que me mande flores, cartitas con poesí­as, que me dé serenatas en la ventana.

Si nosotras ya sabí­amos que tení­amos un cerebro y que lo podí­amos usar. ¿¿Para quééééé habí­a que demostrárselo a ellos?? Ay, Dios mí­o, son las 6:30 am y tengo que levantarme…

¡Que frí­a está esta solitaria y grandí­sima cama! Ah! quiero que un maridito llegue del trabajo, que se siente en el sofá y me diga:

MI AMOR, ¿NO ME TRAERíAS UN WHISKY POR FAVOR? o… ¿QUí‰ HAY DE CENAR?
porque descubrí­ que es mucho mejor servirle una cena casera que atragantarme con un sandwich y una coca-cola LIGHT mientras termino el trabajo que me traje a casa.

¿Piensas que estoy ironizando?

No, mis queridas colegas, inteligentes, realizadas, liberadas… y abandonadas TONTASDELCULO!.

ESTOY HABLANDO MUY SERIAMENTE. ESTOY ABDICANDO DE MI PUESTO DE MUJER MODERNA.

Alguien más se suma…?

A %d blogueros les gusta esto: