Skitergia

Parametrizando el mundo



Category Archives: Popcornkino

Perspectivas chungas en fotografí­a

by Skiter on 3 mayo, 2011

Me ha aparecido un par de veces en Spotify el cartel de la pelicula “El último Exorcismo” y todas las veces me han llorado los ojos al verlo:

¿No veis nada raro? La chavala tiene una postura bastante extraña, lo cual, considerando que está poseida, es razonable. En cualquier caso, la siguiente versión del cartel parece algo mas lógica a la vista:

Ahí­ ya si, agarrada a las esquinas de la pared cual lagartijo macabro si pega más, ¿verdad?. La chica parece tener un pie y una mano en cada pared, en dos planos perpendiculares de una esquina (de una habitación, presuponemos).

La razón de esto es el corta y pega que han hecho con photoshop para hacer las diferentes versiones del cartel. Si miramos las diferentes partes por separado, el ojo ve lógicamente según lo que está acostumbrado a reconocer y no “le canta”. Vemos que la mano y el pie apoyan correctamente.

 

Si miramos la otra mitad de imagen, ya empezamos a tener problemas. Presuponemos que la mano y el pie apoyan haciendo fuerza perpendicularmente al plano de la pared, lo cual, si la pared fuese recta, como quieren hacernos pensar, serí­a algo así­:

Vemos que no cuadra demasiado bien el sentido en que va la pared y la posición que se supone que lleva la pared (aquí­ es algo subjetivo, ya que dependerí­a un poco de si somos capaces de verlo como cóncavo o convexo. Luego hablo de esto). Si forzamos un poco la visión espacial, vemos que serí­a algo más lógico si el plano de la pared fuese en otro sentido:

Si ahora juntamos la mitad derecha de la foto (aparentemente correcta) con la mitad que hemos corregido con la imaginación, quedarí­a algo así­:

Aqui los planos si encajan en una esquina (de nuevo, subjetivamente, según lo veas “padentro” o “pafuera”), y parece que los brazos y pies de la chavala apoyarian correctamente para nuestro ojo si la pared fuese como los planos que hemos dibujado.

Nos encontramos ahora con otro problema: el dibujo de las dos paredes no corresponde con nuestros planos imaginarios. Eso es porque, según está dibujado, los planos los estarí­amos viendo desde arriba, como si estuvieramos en la habitación de encima y destapasemos el suelo para ver a la extraña vecina de abajo. Si bajamos al piso de la maldita y entramos en la habitación, mirando hacia arriba, hacia el techo, verí­amos a la criaturita encaramada asi:

Ahora si cuadra mas, ¿verdad?. No obstante, sigue fallando algo a la vista. Si estoy mirando al techo, donde tiene la niña el codo y la cabeza??? Deberí­a tenerlos doblados porque más arriba del techo no puede subirlos (supuestamente, que los malditos a veces tienen poderes sobrenaturales muy extraños).

Esto es porque la foto (o dibujo) de la esquina de la habitación está hecha hacia arriba, mientras que a la actriz protagonista probablemente le hicieron la foto hacia abajo, estando ella en una esquina del suelo en un ángulo picado. Por esa razon, le vemos los muslos, el regazo, la coronilla o el hombro. Si para la foto hubieran colgado a la actriz del techo, probablemente le estarí­amos viendo las axilas o “las indecencias“.

Otro curioso efecto de la foto es, en la versión en esquina, lo cóncavo o convexo que veamos la imagen. Es una perspectiva bastante conseguida para jugar a darle la vuela a la habitación, como el clásico ejemplo de la bailarina que gira a la derecha o a la izquierda. Si nos esforzamos, podemos ver la esquina cóncava (como la esquina que verí­amos mirando al techo en una habitación) o convexa (como si mirasemos la esquina de una caja de cartón cerrada). Concretamente intentan crearnos el efecto que ellos quieren (cóncavo), dibujando la sobra acorde con la forma de la pared y hacia abajo, pero si os fijáis en la versión en la que la chica está en una pared lisa lo veréis con más facilidad.

 

 

bailarina

 

 

 

En cualquier caso, a pesar de tener tantas cosas “chungas” la imagen, el objetivo de la campaña de publicidad está muy bien conseguido: llamar la atención. Mis felicitaciones a los autores.

 

 

 

 

Trabajar bajo presion

by Skiter on 14 abril, 2011

Recuerdo que una de las “aptitudes” que intentaban desarrollar en nosotros en la universidad era el trabajo bajo presion. Siempre me ha parecido una chorrada, y ahora como currito más, porque todo trabajo bajo presión es un trabajo mal planteado, y de ahí­ no puede salir nada bueno.

Esta semana, sin lugar a dudas, podrí­amos decir que ha estado mal planificada, porque los trabajo previstos (mal calculados) se han visto peligrosamente cerca de salirse de la fecha limite de entrega, gracias a los imprevistos tí­picos de cualquier semana normal y algún que otro compromiso previo. Y eso, cuando se trata de clientes y no de prácticas universitarias, es poco conveniente.

Pero parece que el ser humano, o al menos Skiter, trabaja mejor bajo presión que con una holgada planificación. Llevaba bastante tiempo con ganas de recuperar ese nivel de concentración extremo que hace que no te des cuenta del paso de las horas, que termines reventado, durmiendo demasiadas pocas horas y con excesos de cafeí­na en el organismo…pero feliz y contento, sobre todo con los resultados. Rarezas de esas de “jodido pero contento” que solo se entienden dentro de un refrán.

Causalmente“, como premio tras la entrega hoy del producto terminado, me he dado un premio y me he permitido ir al cine, casualmente a ver la pelicula Limitless (aqui se ha llamado “Sin Limites“), en la que un escritor fracasado recurre a una “droga” para potenciar su rendimiento cerebral y conseguir el éxito. El gran problema es el bajón que le da cuando se le pasan los efectos y sufre el efecto contrario, volviéndose lento, vago e inútil (y ya no os cuento más de la peli, para no fastidiarosla).


Me ha resultado curiosa la similitud con el trabajo bajo presión porque, tras la euforia durante la cual eres poco consciente de lo que ocurre a tu alrededor (drogado o trabajando), te sientes como un todopoderoso orgulloso, pero también llega el bajón y te quedas hecho una piltrafa humana, incapaz de decidir si le pides al camarero un coca-cola o una cerveza (yo hoy al final la cerveza me la estoy tomando en casa :P).

Conclusión: las drogas no son buenas. Trabajar bajo presión tampoco…aunque resulte altamente excitante (en ocasiones).

A %d blogueros les gusta esto: