Skitergia

Parametrizando el mundo



Category Archives: Cocina y gastronomí­a

Cata de vinos crianza

by Skiter on 6 febrero, 2012

Este fin de semana hemos realizado una cata de vinos entre amigos. Lejos de los conceptos más técnicos y “culturetas”, no nos hemos centrado en evaluar taninos, acidez, origen…básicamente lo que nuestros inexpertos y limitados paladares dan de si con el olor, el sabor, el color, etc.

La dinámica consistia en comparar vinos crianza y reserva de varias zonas de españa (las más tí­picas), más tres vinos trampa: un tempranillo, un roble y un…Don Simón (adivináis cual es cual en la foto??)

Al final empezamos la cata muy tarde, y por si no nos daba tiempo, quitamos del concurso todos los reserva y nos limitamos a los crianza y los trampa. En total, dos Riojas, dos Ribera de Duero, un Valdepeñas y un Toro. Envolvimos todas las botellas en papel plata para no ver los nombres, intercambiamos todos los corchos y numeramos cada botella.

La cata consistia en evaluar del 0 al 10 cada número, en cuestiones de Color, Olor o Aroma, Sabor, Cuerpo, Alcohol, Fruta y Textura. La tabla resultante de todas nuestras evaluaciones fué la siguiente:

Con esta tabla, juntamos todas las puntuaciones personales para cada vino y sumamos los puntos por vino. El de menor puntuación resultará ser el ganador:

Mejor puntuación: Protos Roble, Ribera de Duero (7,30 €)

Segundo clasificado: Monte Alina, Crianza de Toro (6,25 €)

Tercer clasificado: Viña Albali, Crianza Valdepeñas (2,65 €)

Las conclusiones que pudimos sacar al final fueron:

– Mejor Protos Roble que Protos Crianza, o Cune Crianza.

– No siempre un vino caro es mejor.

– Casi todos coincidimos en que el Número 5 era de los mejores.

– Marta y Pablo fueron los más listos, y descubrieron el Don Simón (número 8) y ni se molestaron en evaluarlo.

– Pablo (de profesión maestro), no se enteró de habí­a que poner puntos y no notas de clase.

– Al final de la cata todos, excepto Miguel, estabamos suficientemente borrachos como para no saber ni sumar 8 columnas todas correctas ^_^

·

La próxima, con los reservas que han quedado. Gracias por venir!!

Mi version de Streusel

by Skiter on 15 mayo, 2011

 

Esta semana la mujer de un cliente (alemana ella) ha hecho una tarta tí­pica para “degusto” de toda la oficina, y parte de las colindantes. Hablando de gastronomí­a alemana con el afortunado consorte de la cocinera, hemos mencionado las tartas de Streusel que tan loco me volví­an cuando viví­a en el paí­s germano (al principio confundí­amos el nombre con los Reibekuchen [2], que no tienen nada que ver, pero que ya con la excusa intentaré hacer otro dí­a aqui :D)

El Streusel que yo he conocido siempre(aunque hay muchas otras versiones)

Para preparar mi propia versión experimental del SkiterStreusel he seguido ésta receta, pero sin tener Termomix, tomando las medidas a ojo (y luego midiéndolas para ponerlas aquí­) y cambiando la mantequilla por margarina Flora, el azucar vanillado por azucar moreno y añadiendo algunos ingredientes:

Los ingredientes:

  • 330 g de harina
  • 160 g de margarina
  • 130 g de azúcar
  • 20 g de azúcar moreno
  • 1/2 sobre de levadura
  • 100 ml de leche
  • 1 huevo
  • un tarro de mermelada de fresa casera

 

Se mezclan la harina, la margarina, el azúcar, el azúcar moreno y la levadura en bol, se remueve con un tenedor para que se mezcle y, cuando te desesperes, metes la mano (limpia, a ser posible) y sigues amasando hasta que quede una pasta terrosa de color amarillento homogéneo. El tamaño de los “tropezones” de masa va al gusto de cada uno. El resultado serán, aproximadamente, 600 g de masa.

Separamos aproximadamente la mitad en otro bol, y a la mitad restante le echamos los 100 ml de leche (aproximadamente la cantidad de leche de un café grandote) y el huevo. La intención es conseguir una masa parecida a la del bizcocho, que aporte algo más de consistencia a las porciones que en la receta original, pero que mantenga el sabor y textura de “tropezones” de azucar del Streusel.

Se mezcla bien la masa hasta que quede una pasta pegajosa y densa, sin llegar a ser consistente, pero tampoco liquida. Si es necesario, añadir un poco de harina más. Manchamos un molde de reposterí­a con margarina, para poder desmoldar bién despues y vertemos la masa. Al llevar levadura, la masa crecerá sobre todo por el centro, por lo que recomiendo intentar dejar un poco más de cantidad en el perí­metro exterior que en centro, para luego poder dejar un jugoso corazón de mermelada. Lo metemos todo al horno precalentado a 200º.

Tras 10 minutos, sacamos la masa, la cubrimos con el bote de mermelada y cubrimos ésta con el resto de la masa arenosa que habí­amos separado. Al horno de nuevo otros 20 o 30 minutos a 200 grados hasta que empiece a dorar un poco.

Sacar, dejar enfriar, desmoldar y devorar :D. Guten appettit!!!!!

A %d blogueros les gusta esto: