Skitergia

Parametrizando el mundo



¿Merece la pena emprender, si facturas menos de 150.000 euros al año?

by Skiter on 15 septiembre, 2011

Ultimamente he leido mucho en twitter sobre el tema del fraude de autónomos y pequeños empresarios (no se si me habré perdido algún acontecimiento que lo haya convertido en Topic de la semana o que), y con la “tocada de huevos” que dió como resultado el post de ayer, no he podido reprimirme y echar algunas cuentas “a ojo”. El panorama es, cuanto menos, deprimente.

Empecemos por la ley del IRPF, esa que nos afecta a todos, empresarios, autónomos y trabajadores por cuenta ajena. Para quien no lo sepa, está dividida por tramos según el montante bruto que gana cada uno al año, bien sea con acciones, alquilando casas, trabajando para otros, vendiendo pipas en el parque, o todo junto si eres un crack (hablamos de blanco…siempre en blanco…con los tramposos ni cuento). Pues resulta que dichos tramos se distribuyen asi:

Son IRPF’s totales.
Los que trabajáis por cuenta ajena tenéis que sumar la retención en vuestras nóminas (lo pagan vuestras empresas)
y lo que le pagais a hacienda cada año (lo que falte hasta el % de vuestro tramo).


 

Si ganas menos de 5050 euros, no tienes que pagar IRPF (que nadie lo confunda con la obligación de presentar declaración para las rentas superiores a 18.000nosecuantos euros).

Si ganas entre 5050 y 33.007,20 euros al año, pagarás un 24% o un 28%. Pero si empiezas a "montarte en el euro", el siguiente tramo se te incremente en un 9% y el siguiente a este en un 6% en tan solo 20.000 euros de diferencia salarial. Por tanto, si consigues llegar a los 53.000 euros, estarás pagando en impuestos casi la mitad de tu sueldo. En cambio de ahi "parriba", los incrementos sólo son del 1% de diferencia (no hablemos hoy de las grandes fortunas extranjeras, que solo pagan el 2% o el 3%)

Se presupone que esta norma es así­ porque hay más personas entre 33.007€ y 120.000 € brutos al año que en el resto de franjas (yo no me lo creo, pero bueno...papá estado dixit). De ahí­ para arriba, se supone que los asquerosamente ricos, pagando solo un 1% más y siendo menos gente, ya pagarán un buen pico (casi medio millon de € al año por cada millon que ganen), lo que hará que lo paguen "más agusto" porque aún siguen siendo asquerosamente ricos .

Quiero pedir un aumento de sueldo, ¿me merece la pena?

Pues depende. Pongamos que, a poco que tengas estudios, te hayas sabido mover y seas un buen trabajador al que valoran (puede que muchos supuestos juntos...), cobras unos 30.000 brutos al año. Estarás sacando unos 21.000 euros netos al año (despues de pagar impuestos), lo que hacen unos 1500 euros al mes en tu cuenta (presupongamos 14 pagas, lo más habitual). Si te ofrecen cobrar 4000 euros más al año, más que un favor te estarán haciendo una putada, porque pasarás de lo más alto de un tramo, a lo más bajo del siguiente, y pagarás un 9% más de IRPF:

Bueeeno. Gano 10 euros menos al mes, 180 menos al año, pero a cambio me ascienden y hago carrera. Con el siguiente ascenso mejorará la cosa (eres un iluso, pero eres feliz...pase).

Pasan los años, te haces jefecillo, cambias de empresa 3 veces, te suben el sueldo unas cuantas de bastantes veces, y llegas a lo más alto del tramo del 37%:

La cosa no pinta mal, ¿eh?. Ganas 11.000 euros netos más al año, reflejado en casi 1000 € más al mes. Ahora, si pasas de 52.000 a 54.000 euros brutos al año en el siguiente salto, mira lo que te ocurrirá:

Osti Pachi, ¿que ha pasado aqui tron? Resulta que ganas 2000€ brutos más al año, cobras casi 200 € menos al mes y pierdes 1900 € al año. ¿No se supone que te habí­an subido el sueldo?

Una putada vamos. Dan ganas de quedarse en currito de tres al cuarto, que serás pobre, pero a las 6 cuando termina tu jornada laboral, te vas a tu casa olvidandote de todo (asumiento que alguien que llega a trabajar por cuenta ajena, no cobra 54000 euros sin aceptar serias responsabilidades)

La tabla con todas las comparaciones de tramos

Pero, ¿En que afecta esto a los autónomo y empresarios?

Ahora bien, como hemos dicho, esto nos afecta a todos. A la administración le da igual de donde venga el dinero. Si entra en tu banco, o pagas, o has pagado, pero rindes cuentas.

Voy a tratar a empresarios y autónomos como entidades similares, ya que al final a ambos les cobran los mismos impuestos por lo obtenido con su actividad (el 30% de impuesto de sociedades). Esto quiere decir que si todos los ingresos de un autonomo/empresario vienen de sus facturas, sólo pagará un 30%, pero si tiene otras fuentes como alquileres, inversiones, acciones, etc, lo obtenido por esas vias se sumará al total bruto anual, pero se le aplicarán los impuestos de los tramos a la parte proporcional del total (un lio, lo se). Lo bueno, que si eres autonomo y ganas 30.000 € brutos al año, pagas el 30% y si ganas 200.000 al año, pagas el 30%. Lo malo, que si sacas unos excasí­simos 20.000  €, también pagas el 30%, que es más de lo que pagarias trabajando por cuenta ajena y cobrando lo mismo.

Aunque resulte obvio también, voy a diferenciar claramente entre facturación y beneficio. La facturación es el total que se maneja a lo largo de un año fiscal, pero los beneficios son lo que queda después de pagar materiales, nóminas, impuestos, etc. Los autónomos, una vez que deducen gastos, se quedan todos los beneficios. Los empresarios en cambio, una vez que han descontado gastos, de lo que queda dividen beneficios entre sus accionistas/inversores (por suerte, los créditos bancarios se consideran gastos tanto para autónomos como empresas, pero esa es una jugarreta muy bien planeada por los bancos de la que hablaremos otro dia).

Supongamos una facturación anual de los famosos 150.000€ al año que tanta polemica han generado. Con mucha, mucha, muchisima suerte, y siendo optimistas hasta la ingenuidad, presupongamos también que los gastos suponen un 70% de la facturación (lo normal es oscilar entre el 80% y el 90%, en el mejor de los casos al llegar al periodo de estabilidad tras el emprendimiento). Nos quedarán unos 45.000 € de benficios sobre los que tendremos que pagar un 30% de impuesto de sociedades, antes de declararlo como beneficios.

Si eres autónomo hasta aquí­ llegarás. Según mi experiencia, habrás trabajado como una manada de mulas para facturar 150.000 euros al año, para llevarte a tu casa menos de 30.000 € al año.

Si eres empresario, tienes dos posibilidades: ser empresario-inversor o ser empresario-trabajador. En el primer caso, todos tus ingresos llegarí­an según los beneficios que generasen tus acciones en la empresa (supongamos para el ejemplo que posees el 100% de tu empresa). Si eres empresario-trabajador supongamos que tienes una nómina por tu trabajo diario en tu empresa, y luego de lo que queda te llevas un premio a fin de año en concepto de acciones (mentira, porque en España no puedes ponerte nómina propia, y además si eres el único trabajador de tu propia empresa estarás obligado a ser autónomo para ser el administrador de la sociedad...pero de esto no tengo datos concretos ni referencias. Lo omitiré para el ejemplo).

Como empresario-accionista deducirás gastos, pagarás el 30% de lo que quede como beneficios, y sobre lo que ingreses en el banco te cobrarán el IRPF del tramo al que corresponda el montante (si os habiais liado, aqui vais a ver fosforescentes ya):

!!La madre que me parió!!! Quien me mandarí­a meterme a empresario. Si cobro aún menos que un autónomo!!!

Si y no. Emprender conlleva unos riesgos bastante altos. Para empezar, lo más probable es que tengas que pedir más de un préstamo para poder empezar a ejercer. Si te va mal y no puedes pagar, como autónomo afrontas las deudas con tu capital personal (tu casa o tu coche, por ejemplo). Si en cambio montas una empresa, las deudas se pagan con lo que tenga la empresa como activos (coches, oficinas, etc) y luego se hace responsable a los accionistas con, como máximo, el porcentaje de su participación en el capital social de la entidad (que españa es un mí­nimo de 3000 euros para las S.L.). Aquí­ que cada cual evalúe sus pros y sus contras.

Como empresario-trabajador te pones una nómina equivalente (repito, que este pais es una fórmula difí­cil de conseguir legalmente sin declararse, además, autónomo), y así­ el pago de tu sueldo queda como gasto y aunque queden menos beneficios a final de año, tu cobras para llenar la nevera:

Parece que merece un poquito más la pena, ¿no? (mentira, como digo, este último ejemplo es "un poco mentira", porque estarí­as obligado a, además, ser autónomo, pero bueno). Estas facturando 150.000 € al año, y llevandote a casa casi 25.000 euros (unos 2000 € netos al mes, en 12 mensualidades) por trabajar de sol a sol arriesgandote a montar una empresa. A cambio de eso, aportas a la sociedad que estás moviendo unos 120.000 euros en el mercado (lo que implica que de ellos, aproximadamente un 18% se lo has pagado además al estado en IVA. Unos 18.000 euros más). Un esfuerzo más que considerable para, encima de haberte salido de trabajador por cuenta ajena, cobrar lo mismo o mucho menos (yo me salí­, y aún no he conseguido cobrar ni la mitad de lo que cobraba trabajando para otros). Y todo eso suponiendo que te vaya bien, tus clientes te requieran (y te paguen) y consigas facturar 150.000 euros al año (juas...pues no tengo que soñar yo aún  para llegar a eso).

Ahora dime, ¿de que psiquiatrico te escapaste para hacerte autónomo o emprendedor? xD

 

 

Corrección 10:45: Me dicen en los comentarios que una empresa de "estas dimensiones", es decir, minúscula, el tipo de impuesto de sociedades no es del 30% sino del 25%, dato que desconocí­a. Os dejo las tres tablitas de arriba corregidas en consecuencia, aunque tampoco cambia mucho la cosa.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: