Skitergia

Parametrizando el mundo



Me bajo del 15M

by Skiter on 20 agosto, 2011

Me siento solo en el 15M. Y eso no es justo.

No es justo con todas esas personas maravillosas, trabajadoras y con ganas de arreglar las cosas que me he encontrado dentro del movimiento. Personas que piensan como yo, o que no lo hacen, pero saben que ellos y yo tenemos el mismo objetivo, y empujan en la misma dirección. Me gustarí­a poner aqui una larga lista con sus nombres y apellidos, para que todo el mundo pudiera reconocerles por la calle y tomarles como ejemplo a seguir.

Pero no puedo con más decepciones. Se me han juntado muchas cosas ultimamente, y tengo que empezar a mirar por mi. Es irónico que, tras conseguir superar mis propias barreras de desconfianza e individualismo, vuelva a estar donde al principio. Yo solo. Intent ando hacer las cosas bien. Como a mi me parece que están bien. Asumiendo la infinitesimalidad e irrelevancia que representa mi persona individual en una sociedad. Al igual que un granito de arena en el conjunto del universo. Irrelevante e imprescindible a su vez, para que el conjunto sea conjunto. Es cuestión de las leyes de la fisica que la estadí­stica me de la razón o me la quite, y será mamá naturaleza la que decida si hay más que piensan como yo, en número suficiente, como para cambiar las cosas en la manera que yo creo que ha de hacerse.

Y si no es asi, no pasa nada. Desapareceré entre las cifras, por ley natural. Ni es bueno ni es malo. Solo es.

Recientemente me ha llegado via twitter este texto de Voltaire a las manos, que yo modifico aqui para que se ajuste mejor a mi forma de pensar:

El hombre que desee convencer de la verdad de su forma de pensar a extranjeros o compatriotas, debe dedicarse a esa tarea con moderación y con insinuante suavidad: si empieza por decirles que lo que él les expone está demostrado, encontrará multitud de incrédulos; si se atreve a decirles que únicamente rechaza su forma de pensar que les expone; porque trata de refrenar las pasiones y porque su razón discurre erróneamente, les sublevará contra él, les afirmará en sus falsas creencias y no conseguirá su propósito.

Si verdaderamente lleva razón, no conseguirán que lo sea más la cólera y la insolencia. ¿Hay acaso necesidad de ponerse iracundos y furiosos para predicar que el hombre debe ser benigno, benéfico y justo, y que debe cumplir todos los deberes sociales? No hay ninguna necesidad, porque todo el mundo profesa esta idea. ¿Por qué, pues, habéis de injuriar a nuestro hermano cu ando le predicáis una metafí­sica misteriosa? Sin duda porque su buen sentido irrita vuestro amor propio; sois tan orgullosos, que exigí­s a nuestro hermano que someta su inteligencia a la vuestra ; y el orgullo humillado produce la cólera; no da otro resultado. El soldado que recibe veinte heridas de fusil en una batalla no se encoleriza; pero el doctor que queda herido porque le vence una opinión contraria, se convierte en furioso implacable. 

Me he cansado de discutir con la gente. Me he cansado de ver cómo la única idea es pisotear la idea del contrario. Me he cansado de quien quiere imponer su verdad, no divulgarla. Me he cansado del que no es capaz de cuestionarse a si mismo el primero.

Me he cansado frustrados, vagos, alfeñiques, criticones, egoistas, sordos, mudos, ególatras, orgullosos, tramposos, mafiosos, conspiranoicos, inconformistas, indecentes, guarros, violentos, incultos, inútiles y otros tantos adjetivos que me llenan la boca ahora mismo. Si te das por aludido con alguno de estos adjetivos, antes de dejar cualquier comentario aqui, ten la decencia de salirte del 15M y dejar que las personas que menciono arriba desempeñen su labor y arreglen este follón por nosotros. Porque sólo haces más que estorbarles, y eso no es justo.

Y los que no sois parte del 15M igual. Os dedico la misma ristra de adjetivos despectivos emitidos con saña y desprecio. No contribuis. Destruis. Haceis que las personas decentes pierdan sus ilusiones. Haceis este mundo peor y provocais que las buenas personas se tengan que desgastar en pelear contra vosotros, por lo que estáis haciendo.

Al resto, a los que no os lo mereceis, siento dejaros solos. Siento no estar más ahi. Pero no me quedan fuerzas. Si conseguis cambiar las cosas no mereceré que compartais conmigo el premio, una nueva sociedad. Por cobarde y debil. Los que no deberian, me han vencido, y el desanimo me pude.

 Gracias por seguir ahi, y mucha suerte.

A %d blogueros les gusta esto: